Consejos útiles para afrontar el embarazo en otoño: del ejercicio a la ropa adecuada

Si a las mujeres se les pidiera elegir la estación del año para quedarse embarazadas, la mayoría optaría por el otoño, tanto porque el verano es realmente pesado de soportar con un barrigón como porque, con sus colores cálidos, esta estación casi parece envolverte en un suave abrazo.

Sin embargo, lo cierto es que, si un embarazo puede planificarse, predecir la estación en la que se espera un bebé es imposible. Para todas aquellas mujeres que, por el contrario, ya están esperando un hijo, el otoño representa casi una especie de liberación del calor y de las molestias que han tenido que soportar durante el abrasador verano.

Pero, ¿cómo se afronta el cambio de estación?

Si bien es cierto que haber dejado atrás el calor hace que las mujeres embarazadas puedan soltar un suspiro de alivio, no es menos cierto que durante el cambio de estación suelen sentirse más fatigadas y cansadas. ¿Cómo recargar el físico y el espíritu, sobre todo cuando hay que cuidar también del barrigón? He aquí una serie de consejos, de la alimentación a la ropa sin olvidar el ejercicio, para vivir tranquilamente este periodo del año.

Aunque las temperaturas menos cálidas alivian molestias como la hipertensión y las piernas hinchadas, y se duerme mejor, el cuerpo sigue necesitando una buena hidratación incluso en otoño. Beber agua con regularidad, entre otras cosas, favorece el desarrollo del niño, el equilibrio electrolítico y la absorción de nutrientes.

También hay que seguir una dieta equilibrada. Consumir fruta y verdura de temporada garantiza un menú rico en nutrientes. En este sentido, el otoño ofrece una amplia variedad de sabrosos alimentos: berenjenas, remolachas, coliflores, coles de Bruselas, grelos, achicorias, calabazas, judías, espinacas, calabacines y castañas. En resumen, hay para todos los gustos. También conviene asegurarse de consumir suficiente calcio, ácido fólico y hierro. En caso contrario, se recomienda consultar al ginecólogo para recurrir a algunos suplementos si es necesario.

De cuidar el peso a cuidar el físico: incluso en otoño, hay que mantener el hábito de hacer ejercicio con entrenamiento constante y ejercicio moderado y ligero. Entre las prácticas recomendadas figuran el clásico paseo, la natación y el yoga. La actividad física también ayuda a mantener el estrés bajo control mediante ciertas prácticas de meditación que ayudan a liberar diversas presiones y tensiones. El otoño es también el mes en el que nos preparamos para el invierno, un periodo en el que se toman vacunas, incluidas las de la gripe. Hay algunas futuras madres a las que les gustaría «protegerse» de las clásicas enfermedades estacionales, pero temen por el bebé. También en este caso, el consejo es consultar al médico. En cuanto al médico: no hay que olvidar someterse a los controles prenatales rutinarios. El periodo otoñal también puede servir para descansar o mejorar la calidad del sueño. Si tienes dificultades para encontrar una postura cómoda, siempre puedes ayudarte con almohadas. Durante este periodo, muchas nuevas madres se dedican a planificar el nacimiento del bebé, leer libros sobre cuidados del bebé y prepararse para el parto. Asistir a una clase prenatal ofrece la oportunidad de aprender técnicas de relajación y respiración, esenciales cuando el bebé viene al mundo.

El cambio de estación es también el momento de echar mano al fondo del armario. Es fácil decir: «Quiero estrenar un nuevo look», pero para las futuras madres, ¿cómo se hace? El otoño es la estación que, precisamente porque las temperaturas ya no son tan calientes como en verano, ni tan frías como para necesitar abrigos y chaquetas de plumas, permite darse un gusto con la ropa premamá. Pero, teniendo en cuenta que las temperaturas pueden variar bruscamente, se recomienda vestirse en capas para poder añadir o quitar prendas sin problemas. En cuanto al calzado, no hay duda: hay que preferir zapatos cómodos que mantengan los pies calientes. Los tacones no están prohibidos, pero siempre que sean anchos.

(Monica Di Lecce)

Related Posts

Nadar, lo sabemos desde tiempos inmemoriales, es bueno para la salud, la circulación venosa y arterial, reduce los dolores articulares y aporta toda una serie de beneficios que se traducen, sencillamente, en la palabra bienestar. También mentales porque, los estudios lo demuestran, el agua estimula la producción de endorfinas.  ¿Y durante el embarazo? ¿Es posible […]

leer más

Un embarazo feliz también depende de la práctica adecuada de ejercicio físico. Caminar es una de las actividades motoras más recomendables para practicar durante el periodo de gestación. En un momento en el que el cuerpo y las hormonas están alborotados, el movimiento puede ayudar a recuperar el bienestar físico y mental. Caminar es la […]

leer más

Bienestar psicofísico, mejor control de la respiración, reducción de los picos de estrés, pero también mayor flexibilidad y beneficios sobre la calidad del sueño. Estos son los resultados de quien practica Yoga habitualmente. Una disciplina, cada vez más en boga entre adultos y jóvenes, hombres y mujeres sin distinción, que poco a poco se incorpora […]

leer más